El Bello Latido del Abrazo

Mar Deneb

Dicen los científicos que, desde hace millones de eones de tiempo, el Universo se expande y se contrae, cual gran corazón latiente.

Otro tanto ocurre con las distintas formaciones celestes dentro de este universo -porque ya sabrás que universos hay muchos y sólo estamos en uno de ellos-, las cuales laten en su propia onda. Componiendo estos cúmulos y supercúmulos de estrellas se encuentran infinidad de galaxias que, a su vez, son latidos independientes.

Estas galaxias -y nuestra Vía Láctea entre ellas-, están formadas por millares de sistemas de estrellas que pulsan dentro de aquellas, cada una a su son. Y cada sistema estelar, como el nuestro, tiene una estrella y un conjunto de corazones que laten a su propio ritmo, que son los planetas.

Seguro que has escuchado hablar alguna vez de la Música de las Esferas… No es más que esta sinfonía de latidos de los planetas que forman nuestro Sistema Solar y que un día alguien escuchó -Pitágoras nos habla en profundidad de ello y de sus equivalencias matemáticas-. ¿Y la Tierra? Hay grabaciones hechas por sondas de la NASA de las ondas de radio emitidas por el planeta, del sonido que éste produce en el espacio, que algunos han dado en llamar el Canto de la Tierra. Si pisas descalzo sobre ella, podrás escuchar ese pálpito vivo, podrás sentir en ti su latido particular…

Sigamos adentrándonos en cada corazón vibrante… Y ahora en nuestro planeta, ya probablemente habrás imaginado que los diversos latidos que lo subyacen son los nuestros, los de hombres y mujeres que palpitan dentro de su ser. Somos corazones independientes procedentes de aquellas semillas de estrellas que un día decidieron bajar a la materia para aprender de ésta, y así después retornar al hogar de los dioses que fuimos…

Como hace la misma Tierra con la energía del Sol, desde ese latido particular cada uno de nosotros absorbemos y sentimos la energía que nos rodea a través de las montañas, el mar, los árboles, el sol, la tierra u otras personas. Pero no todos lo hacemos de la misma forma.

Mar Deneb

La diferencia fundamental que se nos hace más patente es entre el hombre y la mujer, y que puede explicarnos con bastante claridad los contrastes psicoemocionales existentes habitualmente entre ambos.

En el caso del hombre, éste absorbe las energías del exterior con distinta intensidad, puesto que toma mucha más energía de arriba -de la que, a su vez, absorbe la Tierra del Sol-, que de abajo, de la misma tierra. Esto se traduce en que esta energía pasa primeramente por la mente, de manera que cuando llega al corazón, aquella ya la ha filtrado, es decir, podría decirse que sienten desde la cabeza.

Sin embargo, en la mujer, también se da esta diferente intensidad de absorción, pero de alguna manera, ocurre de forma contraria, esto es, la energía mayoritaria que le llega es la de la tierra, por lo que atraviesa su corazón antes de llegar a la mente. Utilizando el símil anterior, piensan con el corazón.

Algo tan sencillo como esto hace que la mujer, por su condición, haya tenido siempre más intuición o sensibilidad que el hombre -lo que se ha venido en llamar energía femenina-, y éste, sin embargo, sea más mental -lo que se traduce como energía masculina-. No es que ambos no tengan esas facultades que tanto se desarrollan en el otro sexo, si no que son enmascaradas por la predominancia de la energía que más han absorbido: de la tierra -abajo, Madre Tierra- o del sol -arriba, Padre Sol-.

En un gráfico, se podría representar de la siguiente forma:

Mar Deneb

Y ahora, podríamos preguntarnos, ¿y tendremos que sufrir eternamente esta diferencia causante de la inevitable guerra de sexos? ¿No existe manera alguna de equilibrar, aunque sea un poco, esta diferencia entre energías masculina y femenina?

Pues sí, existe una llave mágica que no sólo puede equilibrar estas energías discordantes un poco, sino totalmente. Y la tienes siempre que quieras, tú o cualquiera.

Se llama ABRAZO.

Sí, algo tan aparentemente simple como un abrazo puede acabar cambiándote la vida. Pero no cualquier abrazo, rápido y distante como los que, desgraciadamente, a menudo nos damos de manera formal y momentánea. No, hablamos del abrazo que va más allá del tiempo e incluso del espacio, porque se da tal cual, con toda el alma, sin palabras, sin límites.

Cuando dos personas se abrazan, sus energías se equilibran, es decir, ocurre una especie de reajuste o fusión de energías femeninas y masculinas de uno con el otro. La escasez de unas energías es compensada con el exceso de las otras. Y entonces, ocurre lo mágico e inesperado… El silencio interior hace acto de presencia y nuestro centro se convierte en el protagonista del momento, el instante deja paso al Ser… La vibración de los cuerpos se eleva y eso permite limpiar nuestros canales energéticos, dándonos la oportunidad de acceder a otras realidades más conscientes.

¿Cuánta gente, hoy en día cada vez más, se pasan meditando, haciendo yoga, recitando mantrams u otras técnicas de este tipo para conseguir un estado que te ofrece más rápida y fácilmente el atajo práctico del abrazo? Pues sí, porque en el caso de que las dos personas que se abrazan tengan un nivel vibratorio parecido, busquen en ello el conocimiento, liberen amor al hacerlo, ésas quedan suspendidas en una ingravidez similar a la de cualquier objeto que cayese debido a la fuerza de la gravedad y que, en esos momentos, recibiese una energía contraria equivalente hacia arriba que lo mantuviese flotando en el espacio. La energía de ambas quedaría equilibrada en el centro, donde se unen las energías de arriba con las de abajo, es decir, en el corazón.

Mar Deneb

Dicho con otras palabras, cuando nuestras energías se encuentran desequilibradas, nos alejamos de nuestro centro, como la piedra cuando cae por una única fuerza -la de gravedad- hacia abajo, y reencontrar nuestro centro nos resulta muy costoso, como difícil sería evitar que la piedra no siguiese cayendo. Sin embargo, cuando ocurre este equilibrio de fuerzas en el abrazo, se produce un vacío interior, un silencio bellísimo que da pie a la posibilidad de recuperar nuestro centro.

Todo esto parece tener bastante sentido para nuestro equilibrio si un hombre y una mujer hacen este intercambio de abrazos. Ahora bien -y seguramente te lo estarás preguntando-, ¿qué ocurre cuando el abrazo se da entre dos hombres o dos mujeres?

Pues bien, sólo hay una pequeña diferencia, que consiste en que se retarda un poco todo el proceso, pero finalmente se llega al mismo punto. ¿Por qué? Pues porque todos tenemos realmente energía masculina y femenina a la vez, sólo que una de ellas predomina sobre la otra. Hay quien dice que es que todo hombre lleva una mujer dentro y viceversa. Es el atractivo tema del encuentro de las almas gemelas, sólo que, como verás, se trata de un acontecimiento interno y no externo, como la mayoría piensa.

Una vez polarizada la energía entre ambas personas y llegado el equilibrio y la quietud de la mente, se puede ir más allá -sobre todo con la práctica- y llegar a alcanzar un estado meditativo profundo, en el que las energías, finalmente, se compenetren y formen un todo único. ¿No te parece maravilloso que con este atajo puedas llegar a tal situación?

Esquemáticamente, podría ilustrarse de la siguiente manera:

Mar Deneb¿Te das cuenta de cómo teniendo todos la capacidad de abrazar, no somos conscientes de los regalos que nuestra propia naturaleza nos ha hecho?

Quiérete un poco más y regálate un abrazo, pero ya sabes, hazlo de forma consciente y ya no abrazarás igual. Si en algún momento por circunstancias no pudieses, te comunico que con un árbol puedes llegar a un estado bien parecido.

Y entonces necesitarás volver a abrazar y ser abrazado para alcanzar ese silencio mágico que te transportará a un punto de unión y hasta fusión con el otro. Las barreras se disiparán y reconocerás en tu semejante a un hermano que busca lo mismo que tú:

Recordar cómo se es feliz…

FUENTE

  • “COMPRENSIÓN: RUMBO AL CORAZÓN (Ome ce cut tli. 2ª Parte)”. Chingú. 1995.

© Reservados todos los derechos

ENTRADAS RELACIONADAS:

 

Anuncios

2 comentarios sobre “El Bello Latido del Abrazo

  1. Muy bello todo lo que dices. Ojalá la vida diaria nos facilitara más el acceso a esta “llave mágica” al alcance de todos.
    Habrá que buscar y aprovechar entonces todas las oportunidades para disfrutar de este regalo…

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, Inma. Es que abrazarse es algo bello…
      Y no olvides que tenemos más poder del que creemos a la hora de organizar esa vida diaria, puesto que no solemos pararnos a pensar la de veces que hacemos cosas que no nos son tan necesarias como creemos, y así perdemos uno de los mayores regalos de la vida: el tiempo.
      Tú lo has dicho: buscar y aprovechar todas las oportunidades, que son muchas, porque estamos hechos para interrelacionarnos unos con otros…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s